Colombia: brecha entre las leyes y su aplicación

27 Junio 2006

El representante del Secretario General de la ONU para los desplazados, Walter Kälin, afirmó que si bien la legislación colombiana es encomiable, existe una brecha en su aplicación que afecta los derechos humanos de unos 3 millones de desplazados internos.

Al concluir su visita oficial de 12 días a Colombia por invitación del Gobierno, el experto subrayó que “la protección de los derechos humanos de los desplazados debería guiar todos los esfuerzos para responder al sufrimiento de las personas desplazadas, en cumplimiento de los Principios rectores para los Desplazamientos Internos”.

En ese marco, el profesor Kälin acogió con satisfacción las decisiones de la Corte Constitucional colombiana, que obligan a las autoridades proteger plenamente los derechos fundamentales de los desplazados.

“También quedé muy impresionado con la labor realizada por la Defensoría del Pueblo y la Procuradoría General de la Nación, así como por la muy activa sociedad civil,” dijo Kälin.

Sin embargo, el Representante expresó su preocupación por los actos de violencia y de intimidación en contra de quienes trabajan en defensa de los derechos humanos de los desplazados, así como de los líderes comunitarios que han retornado a sus tierras.

El Representante reconoció que las causas de los desplazamientos son muy complejas, pero el hecho de que los actores armados irrespeten el carácter civil de las comunidades afectadas y su neutralidad, de que estén tomando control de tierras y poblaciones están, a su entender, en el núcleo del problema.

“Me preocupa en particular el impacto desproporcionado del desplazamiento forzado sobre las comunidades indígenas y afrocolombianas. Es algo que está afectando gravemente sus derechos culturales y sus tierras,” indicó.

El Representante instó a las autoridades correspondientes “a proveer una protección eficaz contra el desplazamiento forzado a través de medidas de alerta temprana, y, en particular, a acatar plenamente las medidas cautelares y provisionales dictadas por la Comisión Interamericana para los Derechos Humanos.”

“Los desplazados y sus comunidades no han buscado que se los desplace. Tienen que ser reconocidos como víctimas de ese desplazamiento,” señaló, “por lo que tienen derecho a ser indemnizados, así como a la restitución de sus tierras y demás bienes.”

El Representante exhortó a las autoridades a que garantizar esos derechos. “Estoy a disposición del Gobierno de Colombia para continuar con el diálogo constructivo,” afirmó Kälin.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.