FAO insiste en necesidad de invertir en nuevos pesqueros en países afectados por tsunami

28 Marzo 2006

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)volvió a pedir hoy a las autoridades en los países afectados por el tsunami que redoblen sus esfuerzos para garantizar que los nuevos barcos pesqueros que reemplazarán a los destruidos en 2004, cumplan con las normas mínimas de seguridad.

La agencia de la ONU solicitó también a todas las organizaciones que financian el esfuerzo de reconstrucción, que presten mayor atención a la seguridad de las nuevas embarcaciones y que se tomen medidas para renovar o sustituir los barcos de escasa calidad que están ya navegando.

A falta de cifras oficiales, los informes del personal de la FAO sobre el terreno indican que muchos de los barcos construidos tras el maremoto son seriamente defectuosos.

En Indonesia se calcula que resultaron completamente destruidos unos 7.600 barcos pesqueros. Unos 6.500 han sido sustituidos, de los cuales un número sin determinar se considera inseguro.

En Sri Lanka, donde se perdieron unos 19.000 barcos, a finales de noviembre de 2005 se habían sustituido ya más de 13.000. La FAO calcula que cerca del 20%, unas 2.500 embarcaciones, carecen de condiciones para navegar.

El problema afecta por igual a los barcos de madera y a los de casco de fibra de vidrio, según la FAO. Algunos se consideran inseguros, mientras que otros se deteriorarán con mayor rapidez.

“La pesca es ya de por sí una de las profesiones más peligrosas del mundo, y trabajar en el mar en un barco que no reúne las condiciones es doblemente arriesgado”, aseguró Jeremy Turner, del Departamento de Pesca de la FAO.

“Otro grave problema es que estos barcos tendrán que ser reemplazados, en su mayor parte dentro de los próximos dos años. Cuando la ayuda humanitaria se haya desplazado hacia otro lugar, los pescadores tendrán que arreglárselas con sus propios medios”, añadió Turner.

Muchos de los países afectados por el tsunami carecen de una normativa sobre la construcción de pequeñas embarcaciones de pesca. Además, un elevado número de constructores expertos falleció durante el maremoto.

Para hacer frente a esta situación la FAO ha estado trabajando en los países afectados con las autoridades nacionales y locales, las comunidades de pescadores y el sector privado.

La organización publicó un manual en indonesio sobre la construcción de barcos, que está siendo utilizado por los artesanos en Aceh y otras de las áreas afectadas. También organizó una serie de seminarios en la provincia de Aceh, en los que 42 operarios aprendieron con un experto constructor naval de la FAO las modernas técnicas de diseño y construcción.

El Departamento de pesca de la FAO está ayudando también a las autoridades nacionales a establecer normas de seguridad para la construcción de pequeñas embarcaciones de pesca.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.