ONU pide seguridad para trabajadores humanitarios tras secuestro reciente en Somalia

3 Marzo 2006

Los trabajadores humanitarios que operan en Somalia deberían ser protegidos y tener acceso incondicional a las personas que los necesitan, dijo hoy Christian Balslev-Olesen, coordinador residente interino para ese país del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), tras el reciente secuestro y liberación un empleado de ese organismo.

Robert McCarthy, el trabajador secuestrado viajó a reunirse con su familia en Nairobi, Kenya, al ser liberado ayer luego de permanecer 30 horas cautivo a manos de hombres armados.

“El personal humanitario merece operar sin miedos, por ello exhortamos a los líderes políticos y religiosos, a los decanos, a la comunidad empresarial y a los líderes de opinión de Somalia a garantizar la seguridad de estos trabajadores y de las provisiones bajo su responsabilidad, especialmente durante la actual sequía”, subrayó Balslev-Olesen.

Agregó que no se pueden salvar vidas si el personal no puede llegar a las comunidades necesitadas, “y por el momento no tenemos ninguna garantía de llegar a ellas a salvo”, recalcó.

McCarthy, de 47 años, fue entregado por los secuestradores al personal de seguridad de la ONU acompañado por miembros del Gobierno Federal de Transición de Somalia. Había sido secuestrado en los alrededores de Afmadow, 110 kilómetros al noroeste de Kismayo, en la región Juba Baja.

Las operaciones de UNICEF en Somalia –iniciadas en 1972– cuentan con unos 200 trabajadores, 30 de los cuales son internacionales y el resto locales.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.