Gripe aviar: FAO pide compensar a campesinos africanos para que informen de nuevos brotes

17 Febrero 2006

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) urgió hoy a instaurar una sistema de compensación para los campesinos africanos con el objetivo de que informen cuando se presenten nuevos brotes de gripe aviar.

Tras la aparición de esta enfermedad la semana pasada en Nigeria, la FAO ha expresado su creciente preocupación ante el riesgo de propagación del virus H5N1 a otros países de África Occidental ya que las consecuencias de la epidemia en una región que sufre ya de un elevado índice de desnutrición serían devastadoras.

“Tenemos que ofrecer una compensación económica a los campesinos africanos pobres para que avisen de forma inmediata ante la sospecha de un brote entre las aves de corral, y evitar que vayan corriendo a vender los animales al mercado”, subrayó Joseph Domenech, jefe veterinario de la FAO, quien se encuentra en Nigeria junto a un grupo de expertos internacionales.

El país que presenta una mayor preocupación ahora es Níger porque tiene fronteras directas con las zonas afectadas en Nigeria, y dos millones de personas se encuentran en una grave situación de inseguridad alimentaria.

“El virus de la gripe aviar altamente patógeno representa una grave amenaza para la salud animal en África Occidental. Si se desarrolla una epidemia entre las aves de corral más allá de las fronteras de Nigeria, las consecuencias serían desastrosas para los medios de vida y la seguridad alimentaria de millones de personas”, aseguró Domenech.

La FAO recordó que desde los primeros casos de brotes de H5N1 a finales de 2003 en Asia, cerca de 200 millones de aves de corral han muerto o han sido sacrificadas con el objetivo de contener la propagación del virus. Las pérdidas económicas en los países asiáticos afectados se estiman en unos 10.000 millones de dólares.

En contraste con Europa, en donde la mayoría de la producción avícola tiene lugar en grandes explotaciones comerciales, en África las aves de corral se crían a menudo en las granjas familiares, por lo que son más difíciles de controlar. Las campañas públicas de concienciación sobre las medidas a tomar en las granjas y la mejora de la higiene son esenciales para ayudar a contener la expansión del virus.

“La gente tiene que estar informada sobre la importancia de unas normas básicas de higiene, en especial el lavarse las manos tras tocar a los animales y desinfectar el calzado cuando se entra o sale de una explotación avícola. También es importante observar algunas prácticas adecuadas, como asegurarse que las aves de corral estén en un recinto cerrado, de forma que no haya contacto con las aves silvestres, y no mezclar las gallinas con otros animales, como por ejemplo los patos”, explicó Juan Lubroth, experto de la División de Producción y Salud Animal de la FAO.

La FAO ha advertido a las autoridades veterinarias en Nigeria que en caso de brotes procedan al sacrificio de los animales y a la eliminación de los desechos, siempre de forma adecuada. También hay que controlar estrictamente el movimiento de personas y animales desde las áreas infectadas a los países y localidades vecinas.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.