China desafía supremacía científica de Estados Unidos, Europa y Japón, reporta UNESCO

18 Enero 2006

El excepcional desarrollo económico de algunos países emergentes de Asia, encabezados por China, constituye un desafío a la supremacía de América del Norte, Europa y Japón en el ámbito de la investigación y el desarrollo, afirmó hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El Informe sobre la Ciencia 2005 de la UNESCO analiza las nuevas tendencias de la ciencia, la tecnología y la investigación y el desarrollo en el mundo entero, basándose en una gran cantidad de datos cuantitativos y cualitativos.

El documento señala que “la tendencia más notable es la registrada en Asia, donde el gasto bruto en investigación y desarrollo, que en 1997 representaba 27,9% del gasto total mundial, ha alcanzado un porcentaje de 31,5% en 2002”.

Este dinamismo se debe en gran parte a China, un país que contaba en 2002 con más investigadores que Japón (810.000 y 645.500, respectivamente).

En 2002, el gasto de China en estos rubros ascendió a 1,23% de su Producto Interno Bruto (PIB), en comparación con el 0,83% registrado en 1999. China se ha fijado como objetivo imponerse en seis ámbitos prioritarios: las tecnologías de la información, las biotecnologías, las tecnologías de los nuevos materiales, las tecnologías de la fabricación de vanguardia, la aeronáutica y las actividades aeroespaciales.

En 2002, el gasto bruto de China en investigación y desarrollo se desglosó del siguiente modo: 75,1% para actividades de desarrollo experimental, 19,2% para la investigación aplicada y sólo 5,73% para la investigación fundamental.

Aunque las actividades científicas realizadas en América del Norte siguen representando un tercio de las realizadas en el mundo entero, su proporción disminuye. En efecto, en 2002 esta región gastaba 37,0% de los 830.000 millones de dólares destinados a la investigación y desarrollo en el mundo entero, mientras que en 1997 ese porcentaje ascendía a 38,2%.

Según el informe, “en el caso de Europa, las mismas cifras correspondientes a 1997 y 2002 ascendieron a 28,8% y 27,3%, respectivamente”, y en lo que atañe a “América

Latina y el Caribe, Oceanía y África, su gasto en 2002 sólo representó una parte mínima del total mundial, ya que ascendió respectivamente a 2,6% (3,1% en 1997), 1,1% (sin variación) y 0,6% (sin variación)”.

Tras destacar el papel cada vez más importante de las nuevas naciones industrializadas de Asia, el director general de la UNESCO, Koïchiro Matsuura, recordó, sin embargo que “en este continente todavía hay centenares de miles de niños que viven en la miseria y los logros de la investigación y desarrollo siguen sin beneficiar a amplios sectores de la población, que se ven privados de la satisfacción de necesidades elementales como una alimentación sana y el acceso al agua potable, a instalaciones higiénicas y a la vivienda”.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.