FAO advierte que gripe aviar podría extenderse a África y Europa en primavera

18 Enero 2006

Los intercambios comerciales y el movimiento de personas y animales pueden hacer que el virus de la gripe aviar se asiente en las regiones del Mar Negro, el Caúcaso y Oriente Próximo, y que se propague aún más a través de las aves migratorias, en particular las que se desplacen desde África, la próxima primavera, según alertó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

“La FAO está preocupada por la posibilidad de que nuevos países resulten infectados a través de los desplazamientos de personas y animales, o de las aves migratorias”, advirtió David Harcharik, director general adjunto de la FAO, en su intervención en la Conferencia Internacional contra la Gripe Aviar, celebrada en Beijing, China.

“África requiere toda nuestra atención. Con su llegada a Turquía, el virus ha alcanzado la encrucijada entre Asia, Europa y África, y existe un riesgo real de que continúe extendiéndose. Si llegara a hacerse endémico en las zonas rurales africanas, las consecuencias para un continente ya devastado por el hambre y la pobreza podrían ser catastróficas”, advirtió Harcharik.

En zonas donde la epidemia es ya endémica se deberían controlar los movimientos de animales, mercancías y personas. La FAO ha pedido también a todos los países situados en las rutas de las aves migratorias que estén en estado de alerta y preparados para hacer frente a la propagación de la enfermedad en los animales.

“Luchar contra la gripe aviar en los animales es la forma más efectiva y económicamente más rentable de reducir la posibilidad de que el virus H5N1 mute o se adapte para provocar una pandemia de gripe humana”, aseguró el funcionario.

Contener la epidemia en los animales domésticos -en su mayor parte pollos y patos- reducirá de forma significativa el riesgo para las personas. “La gripe aviar no debe ser considerada únicamente como una cuestión de salud humana, sino también de salud animal”, puntualizó.

Lo anterior, explicó, implica una estrecha cooperación entre los responsables de los servicios sanitarios y los de sanidad animal y vegetal. Los países que promuevan una mayor colaboración entre estos sectores tendrán más posibilidades en la lucha contra la enfermedad. Un servicio veterinario centralizado y bien dirigido es esencial para el éxito en la lucha contra la gripe aviar.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.