OIT pide a Rusia política migratoria justa para trabajadores

28 Octubre 2005

El 90% de los migrantes a Rusia trabaja ilegalmente, por lo que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) solicitó a este país que modifique sus políticas para proteger a estos trabajadores.

"Rusia necesita un nuevo concepto de política migratoria. Es necesario elaborar programas integrales en ese sector”, dijo Sten Petersen, especialista de la oficina de la OIT en Moscú.

Un informe de la Organización reveló hoy que la Federación de Rusia es el destino del 85% de los trabajadores migrantes de Tayikistán, cuya cuarta parte tiene como meta Moscú, donde la mayoría trabaja en la industria de la construcción.

Tayikistán es el Estado más pobre de las ex repúblicas soviéticas, con 80% de su población viviendo bajo el umbral de la pobreza. El salario medio mensual es de doce dólares, mientras que en Rusia un obrero de la construcción puede ganar hasta 300 dólares, señaló la OIT.

El organismo de la ONU consideró que Rusia debe adoptar una política que legalice la condición de los trabajadores migrantes de una manera que sea justa para ellos y para la fuerza laboral nacional. “Estamos satisfechos de poder contribuir al desarrollo de ese concepto político, notamos un progreso en esa dirección y en la participación constructiva de todas las partes sociales”, apuntó.

El proyecto de la OIT, basado en un acuerdo entre los sindicatos de ambos países, también estimula a los empleadores a abandonar la práctica del reclutamiento ilegal.

Además, apoya a los sindicatos en su esfuerzo por organizar a los trabajadores de Tayikistán, y en sólo algunos meses se han inscrito más de mil miembros. Los sindicatos ayudan a los trabajadores a obtener un salario mínimo mensual y les ofrecen asistencia legal.

Mientras tanto, se da prioridad a las necesidades más inmediatas. Los dirigentes del proyecto han logrado un acuerdo con la línea aérea de Tayikistán para repatriar gratuitamente las urnas de los trabajadores que mueren en Rusia.

En un simposio internacional realizado en Ginebra la semana pasada se discutieron éste y otros programas similares que se realizan en diversas regiones del mundo. Todos se basan en la convicción de que la acción colectiva es el único modo para que lo pobres tengan voz, desarrollen sus propias estrategias y mejoren sus condiciones de vida y trabajo.

“Más allá de su papel como parte de la industria o de la sociedad civil, la misión de los sindicatos es la de ser un instrumento al servicio de los trabajadores para darles mayor libertad y ayudarles a transformar la sociedad. No se trata de lo que los sindicatos hacen por los trabajadores o por la lucha contra la pobreza. Su importancia radica en el uso que los trabajadores hacen de los sindicatos como su voz representativa, para exigir sus derechos, mejorar sus condiciones y expresar sus puntos de vista”, dijo Jim Baker director de la Oficina de Actividades para los Trabajadores de la OIT.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.