El asesinato de Hariri fue planeado durante meses, dice informe

21 Octubre 2005

El asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri el pasado 14 de febrero fue llevado a cabo por un grupo que contaba con el respaldo de una organización de magnitud y considerables recursos, afirmó en un informe al Consejo de Seguridad la Comisión Internacional Independiente que investigó el caso.

Indicó que el crimen fue planeado durante meses en los cuales los perpetradores vigilaron los itinerarios de Hariri.

La Comisión, encabezada por el fiscal alemán Metlev Melhis, afirmó que existen pruebas que inculpan a oficiales de seguridad sirios y libaneses. Señala que la Inteligencia Militar Siria antes de la retirada del Líbano, designaba a los altos cargos de la seguridad libaneses.

Dada la infiltración siria en las instituciones y la sociedad libanesas es imposible imaginar que el asesinato se hubiese llevado a cabo sin su conocimiento, dice el informe.

También da cuenta de insuficiente cooperación por parte del gobierno sirio con las investigaciones de ese acto terrorista.

El embajador sirio, Faisal Mekdad, rechazó de plano esa acusación.

“Nuestra cooperación con el señor Melhis fue total. Naturalmente hubo un proceso y nunca percibimos que no estuviéramos de acuerdo en lo procesal. No obstaculizamos la investigación. Le dimos al señor Melhis completo acceso a las personas que pidió entrevistar. No interferimos de ninguna manera en el proceso del señor Melhis y sus asociados”, declaró el diplomático sirio.

El embajador John Bolton, de Estados Unidos, no estuvo de acuerdo. “Creo que eso es ridículo, dijo Bolton. El informe habla por sí mismo y está respaldado por pruebas sustanciales. Muchos testigos, miles de páginas de documentación, y el hecho claro de que numerosos funcionarios sirios declinaron ser entrevistados en circunstancias en que podían haber testificado con confianza”.

El informe de la Comisión investigadora tuvo varias versiones. Una de las últimas se filtró al diario The New York Times y contenía nombres de presuntos responsables, nombres que fueron eliminados de la versión final. Detlev Melhis dijo en rueda de prensa que él mismo decidió a último memento borrar esos datos cuando supo que el informe no iba a permanecer confidencial.

“Nadie fuera del equipo investigador influyó en estos cambios, y ninguno de estos cambios fue sugerido por el Secretario General o por ninguna otra persona en las Naciones Unidas”, aseguró Melhis.

El embajador de Estados Unidos, John Bolton, consideró necesario ir al contenido del informe y no quedarse en los detalles. “Esto nos está distrayendo del punto principal del informe, cuya sustancia no cambia no importa qué versión se tenga”. Y ese punto es "la conclusión de que existen causas probables que hacen pensar que altos funcionarios sirios estuvieron involucrados en el asesinato", subrayó Bolton.

Para el embajador sirio, Faisal Mekdad, el informe fue politizado. “Hemos sentido que gran parte del informe no se refiere a temas que hacen al desarrollo factual del crimen, sino en un análisis político. Encontramos mucha política y pocas acciones concretas”, concluyó.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android