OMS y FAO auspician reunión de expertos africanos para establecer sistemas alimentarios más seguros

3 Octubre 2005

Las enfermedades de origen alimentario son una grave amenaza para la población de África, en especial para las personas ya debilitadas por los efectos devastadores de la malaria o el VIH/SIDA, alertaron hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en la primera Conferencia regional para África sobre Inocuidad Alimentaria, que se celebra en Harare, Zimbabwe.

Cerca de 200 expertos y oficiales en el campo de la inocuidad alimentaria de 50 países participan en una reunión de cuatro días auspiciada por los dos organismos de la ONU.

La reunión de expertos en alimentación debe acercar posturas sobre la forma de fortalecer los sistemas de inocuidad alimentaria para garantizar alimentos más seguros y saludables y crear mayores oportunidades en el comercio de productos agrícolas. Los alimentos, un bien de difícil acceso para gran parte de la población africana pobre, deben ser seguros para el consumo humano.

“Muchos países africanos carecen de la adecuada seguridad alimentaria, por lo que deben importar como mínimo el 60% de sus suministros para complementar la producción local”, según se señala en un informe preparado para la conferencia.

La carencia de un sistema eficaz de inocuidad alimentaria en muchos países de la región, hace que no pueda garantizarse siempre la inocuidad de los alimentos importados, con el riesgo de una contaminación masiva. La mejora de la inocuidad alimentaria ayudaría a reducir las cerca de 2.000 muertes que se calcula se producen a diario en África por enfermedades originadas en los alimentos y el agua.

El informe destaca la globalización del comercio agrícola y el incremento de los riesgos sanitarios que suponen los alimentos contaminados, por lo que pide “a los gobiernos, el sector privado y los consumidores que trabajen de forma coordinada en la responsabilidad compartida de asegurar la inocuidad alimentaria en la cadena que va desde el productor al consumidor”.

Con este objetivo, la Conferencia debatirá un Plan Estratégico de Acción, en un esfuerzo por reducir futuras amenazas para la salud pública y el comercio provocadas por los alimentos contaminados y productos alimentarios que no cumplen las normas internacionales de calidad e inocuidad.

El plan abarca la totalidad de la cadena de producción alimentaria, con especial atención a las áreas donde se puede reducir de forma significativa el riesgo de enfermedades de origen alimentario. La Conferencia de Harare tiene previsto discutir sobre la prevención y el control de las micotoxinas en cultivos africanos básicos, como el maíz, el cacahuete y los frutos secos.

“La comida y el agua transmiten una serie de agentes patógenos que son el origen de la mayor parte de los casos de diarrea. En África se calcula que un niño sufre hasta cuatro episodios de diarrea al año”, señaló Chris Ngenda Mwisika, responsable de la Dirección de Desarrollo Sostenible y Ambientes Saludables de la Oficina regional para África de la OMS.

Agregó que en varios africanos se ha registrado recientemente brotes de enfermedades de origen alimentario, como el cólera, salmonelosis, escherichia coli, hepatitis A y la aflatoxicosis aguda. Tan solo en este año se han detectado 34.000 casos de cólera en 30 países, provocados por alimentos o agua contaminados, con el resultado de más de mil muertes. “Esos brotes son tan sólo la punta del iceberg, ya que hay muchos más casos que no son reportados”, añadió el experto de la OMS.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android