Irán rompió los sellos de la central de Isfaha, confirma el OIEA

Irán rompió los sellos de la central de Isfaha, confirma el OIEA

media:entermedia_image:698738f0-dd3e-4387-a74a-2e06b3eebe62
Irán ha roto los precintos de la planta de conversión de uranio de Isfahan como lo había anunciado, confirmó hoy el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Los sellos habían sido colocados por inspectores del OIEA el pasado mes de noviembre, cuando el país suspendió estas actividades debido a la preocupación internacional suscitada cuando se supo que Irán había ocultado información sobre su programa nuclear durante más de dos décadas.

Sin embargo, la semana pasada, las autoridades iraníes anunciaron que reabrirían la planta, por lo que el Organismo instaló de inmediato un sistema de inspección con cámaras. El OEIA aclaró, no obstante, que esta instalación no significa que esté de acuerdo con la reanudación de las actividades de conversión y enriquecimiento de uranio.

Mientras tanto, en Viena, la Junta de Gobernadores del organismo de la ONU suspendió hoy la segunda jornada de la reunión de emergencia para discutir la decisión y el programa nuclear iraní. El debate podría retomarse mañana.

La reunión extraordinaria de la Junta de Gobernadores responde a una petición del Grupo de Tres Países Europeos (E-3): Francia, Alemania y el Reino Unido.

El E-3 ha buscado una solución pacífica a la inquietud suscitada cuando, hace dos años, se divulgó que Irán había contravenido durante más de veinte años las disposiciones del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, del cual es signatario.

Desde entonces, varios países han insistido en que el gobierno iraní planea fabricar armas nucleares, pero Irán lo ha negado vehementemente, asegurando que su programa tiene como objetivo único la generación de energía.

El año pasado, como muestra de buena fe, las autoridades iraníes suspendieron todas sus actividades de enriquecimiento y reprocesamiento de uranio mientras negociaban una solución con el E-3. Pero a principios de la semana pasada, informaron que reanudarían el programa.

El uranio enriquecido puede servir para fines pacíficos, pero también puede usarse en la fabricación de armas nucleares.