Níger: FAO solicita fondos para aliviar crisis alimentaria

Níger: FAO solicita fondos para aliviar crisis alimentaria

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) renovó hoy su llamamiento a recaudar cuatro millones de dólares para proyectos de emergencia en el sector agrícola y ganadero en respuesta a la crisis alimentaria de Níger.

Los fondos se necesitan con urgencia para proporcionar servicios veterinarios y pienso para el ganado, un medio de subsistencia y seguridad alimentaria de muchas familias dedicadas al pastoreo, que figuran entre los grupos más vulnerables del país africano.

La ayuda al sector ganadero está destinada a más de 10.000 familias que han perdido sus animales. También se necesitan fondos para proporcionar semillas para la próxima temporada de siembra, que comienza en octubre, con las que otras 95.000 familias vulnerables podrán asegurarse el sustento. Sin este apoyo, la crisis puede agravarse y hará necesaria más ayuda alimentaria.

“El ganado es crucial par las familias que se dedican al pastoreo, como fuentes de ingresos y de alimentos”, explicó Fernanda Guerrieri, jefa del Servicio de Operaciones de Emergencia de la FAO.

Agregó que la venta del ganado es a menudo un último recurso, cuando las familias ya han consumido todas sus reservas de cereales y necesitan dinero para comprar comida durante el período de escasez, hasta que llegue la próxima cosecha. “La pérdida de animales o el descenso de su precio de mercado puede tener un impacto devastador en la seguridad alimentaria de estas familias”, afirmó.

Los efectos de la sequía, exacerbados por la invasión de langosta del desierto en 2004, dieron lugar a una mala cosecha el pasado octubre. Este hecho, combinado con la crisis económica y el alza de los precios de los alimentos básicos, ha situado a la ya empobrecida población del país en un nivel crítico de inseguridad alimentaria.

Se estima que 2,5 millones de personas, entre los que figuran 800.000 niños, están amenazadas por la escasez de alimentos. La desnutrición infantil grave, que afecta ya a unos 150.000 niños, está aumentando con rapidez.

El llamamiento de hoy sigue a una reciente petición para obtener recursos destinados a intervenciones agrícolas de emergencia en Níger que se hizo el pasado mes de mayo.

Hasta el momento la FAO tan sólo ha recibido una contribución de Suecia de 650.000 dólares, destinada a la compra de semillas de cereales y legumbres para plantar en la actual estación lluviosa –que se prolongará hasta finales de agosto- así como pienso para el ganado y semillas de hortalizas para la estación seca que comienza en octubre.

Con cerca de 400.000 dólares de sus propios fondos, la FAO está apoyando a 12.500 familias a través de la distribución de aperos agrícolas y semillas de hortalizas para plantar en pequeños huertos y en los lechos de los ríos ahora y durante la estación seca.

La FAO también proporciona semillas de alubias a cerca de 450.000 campesinos para la presente campaña agrícola, junto a pienso y suplementos alimentarios para el ganado para unas 12.000 familias de pastores.

El acceso inmediato a nuevos fondos permitiría a la FAO proporcionar una ayuda similar a otras 25.000 familias de pastores que se encuentran en áreas afectadas por la sequía y la langosta.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informaron que continúan trabajando con el gobierno de Níger para entrenar a asistentes sociales del país.

Las actividades se centran en el tratamiento y rehabilitación de menores de cinco años desnutridos, así como de mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

Según datos de la OMS, la expectativa de vida para hombres y mujeres nigerinos es de 46 años. Más de la mitad de la población de 11.9 millones tiene un acceso restringido a los servicios de salud, y menos de la mitad consume agua potable.