Níger enfrenta crisis alimentaria cada vez más grave, advierte la FAO

18 Julio 2005

Níger se enfrenta a una crisis alimentaria cada vez más grave debido a la escasez de alimentos y al incremento de los precios de algunos productos básicos como el mijo, alertó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Cerca de 2,5 millones de personas en unas 3.000 localidades del país se ven amenazados por la falta de alimentos, incluidos unos 800.000 niños. Los casos de desnutrición infantil grave se incrementan con rapidez, al igual que el número de menores que son atendidos en los centros de distribución de alimentos.

Para que las familias vulnerables puedan hacer frente a la crisis hasta la llegada de la próxima cosecha en octubre, es urgente la entrega selectiva de comida y la distribución de insumos agrícolas como semillas y piensos, según la FAO.

“A finales de 2004, la combinación letal de sequía y plaga de langosta del desierto golpeó la región septentrional del Sahel, con un fuerte impacto en muchas comunidades que habitan en la región”, señaló Henri Josserand, jefe del Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la Alimentación y la Agricultura (SMIA) de la FAO.

En Níger, varios años de deterioro de la economía han hecho disminuir la capacidad de la población de superar estas adversidades. Ello hace que la crisis sea ahora más grave en ese país que en otras partes del Sahel. La gente en las regiones afectadas necesita de forma desesperada semillas y comida suficiente para mantenerse hasta finales de octubre, añadió Josserand.

De los 63 distritos analizados dentro del país, 11 tienen a parte de la población viviendo en una situación “extremadamente severa”, mientras que en otros 16 la situación es “crítica”, según estimaciones de las autoridades nigerinas. En particular; las familias que viven del pastoreo tienen grandes dificultades para acceder a los alimentos básicos.

A pesar de que ha caído lluvia suficiente durante las últimas semanas y de que los campesinos ya han empezado a preparar la tierra y plantar, la disponibilidad de semillas en las regiones más afectadas por la sequía y la langosta continúa siendo limitada. La langosta del desierto supone todavía una seria amenaza, aunque la FAO no espera que este año se produzca una invasión a gran escala.

La FAO lanzó un llamamiento en ayuda del Níger en mayo de 2005, solicitando 4 millones de dólares para intervenciones urgentes en el sector agrícola, pero hasta ahora sólo ha recibido una contribución de Suecia de 650.000 dólares para la compra de semillas.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.