Codex comienza reunión sobre inocuidad y calidad de alimentos

Codex comienza reunión sobre inocuidad y calidad de alimentos

La Comisión del Codex Alimentarius (CCA) inició hoy su reunión anual con representantes de más de cien países, para adoptar nuevas normas o revisar algunas ya existentes sobre la calidad e inocuidad de los alimentos. El objetivo es salvaguardar la salud de los consumidores a nivel mundial, incrementar la calidad de los alimentos y potenciar el comercio de productos agrícolas.

Una de las normas en estudio, sobre la referencia a complementos de vitaminas y minerales en el etiquetado de los alimentos, es objeto de controversia. La norma está diseñada para ofrecer al consumidor información sobre el consumo máximo diario de estos complementos, teniendo en cuenta que un consumo excesivo puede suponer un riesgo para la salud, y para garantizar que si en la composición de un producto se señala la presencia de vitaminas y minerales, estén efectivamente presentes.

La base de estas nuevas directrices internacionales se encuentra ya en las normativas nacionales de algunos Estados miembros de la Comisión. Si esta última las adopta, las directrices no reemplazarán las normas nacionales existentes ni impondrán reglas nacionales nuevas donde no exista ninguna.

En cambio, podrán ser usadas para orientar al consumidor sobre los niveles máximos aconsejados de suplementos vitamínicos y minerales. El Codex no impondrá en ningún caso que los complementos de vitaminas y minerales que se venden ahora libremente requieran una receta médica.

Según Kazuaki Miyagishima, secretario de la Comisión del Codex Alimentarius, “las directrices están diseñadas para ayudar a las autoridades nacionales a decidir que normas adoptar en sus países. También ayudan a los consumidores a usar los complementos de una forma segura y eficaz a través de una mejor información en el etiquetado”.

La Comisión del Codex es un órgano internacional mixto de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). En su reunión de este año también analiza dos nuevos códigos de prácticas sobre las normas higiénicas de la carne y a como minimizar y prevenir la resistencia a los antimicrobianos.

Una decena de disposiciones específicas sobre la higiene en la carne serán remplazada por un nuevo código unificado basado en presupuestos científicos y preparado en colaboración de la Organización Mundial de Salud Animal (OIE), la FAO y la OMS.

La reunión de esta semana del Codex también examinará las nuevas normas de seguridad para la prevención y reducción de la contaminación de aflatoxina en los frutos secos, y se espera que adopte los principios para la certificación de alimentos por medios electrónicos, que puede aligerar los trámites burocráticos en el comercio internacional de productos alimenticios.

Otro tema controvertido que debe afrontar la Comisión es la cuestión de la denominación de origen protegida y la relación del Codex con otros acuerdos internacionales existentes en este ámbito. La cuestión ha surgido en el contexto específico del queso parmesano, por lo que las normas del Codex sobre la calidad de los productos con denominación de origen dependen de cómo se resuelva la cuestión. Este debate se lleva desarrollando desde hace varios años debido a la divergencia de opiniones entre los países miembros.