FAO: Cambio climático puede incrementar número de víctimas de hambre

26 Mayo 2005

El cambio climático amenaza con incrementar el número de víctimas del hambre en el mundo debido a la reducción de la superficie cultivable en los países en desarrollo, advirtió hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

“En cerca de 40 países en desarrollo, con una población total de 2.000 millones de personas, incluyendo 450 millones de personas desnutridas, las pérdidas de producción agrícola por los efectos del cambio climático pueden incrementar en forma dramática el número de víctimas del hambre, comprometiendo severamente los logros alcanzados en la lucha contra la desnutrición y la inseguridad alimentaria”, afirmó la FAO en un informe.

Agregó que el impacto más severo se producirá en los países de África subsahariana, que son los menos capaces de adaptarse al cambio climático o de incrementar las importaciones de comida para compensar sus consecuencias. Por otro lado, algunos países industrializados pueden ver aumentar su potencial agrícola como resultado del calentamiento global.

En los países en desarrollo, los cambios en el clima pueden hacer aumentar la superficie de tierras áridas y con déficit hídrico. En África, por ejemplo, existen 1.100 millones de hectáreas con un ciclo vegetativo inferior a 120 días. El cambio climático podría hacer que esta superficie aumente entre 5 y 8% para el año 2080, equivalente a entre 50 y 90 millones de hectáreas, según la FAO.

Sesenta y cinco países en desarrollo, con más de la mitad de la población total de este conjunto de naciones, pueden perder hasta 280 millones de toneladas de su producción potencial de cereales como resultado del cambio climático. Esta pérdida está valorada en 56.000 millones de dólares, cantidad equivalente a 16% de su Producto Interno Bruto (PIB) agrícola en 1995.

En el caso de Asia, el impacto del cambio climático ofrece efectos contrapuestos: la India puede perder 125 millones de toneladas de cereales –18% de su producción total cerealera de secano-, sin embargo, la producción potencial en China, cerca de 360 millones de toneladas, aumentaría 15%.

Y además de su impacto en la seguridad alimentaria, el cambio climático puede influir en el desarrollo y el agravamiento de las enfermedades animales y las plagas, explicó Wulf Killmann, presidente del grupo de trabajo de la FAO sobre el cambio climático.

La mayoría de las plagas y enfermedades animales son de ámbito local pero tienen implicaciones globales, debido a los flujos comerciales y la movilidad actuales. En un mundo en proceso de globalización, la agricultura tendrá que adaptarse a la creciente oleada de nuevas enfermedades y plagas que se derivan de las nuevas condiciones ecológicas asociadas al cambio climático y al incremento del comercio y el transporte internacional.

“Los cambios en la temperatura terrestre, así como la contaminación atmosférica, pueden incrementar las enfermedades humanas, al igual que la transmisión transfronteriza de epizootias asociadas a agentes patógenos que son potencialmente peligrosos para el hombre. La epidemia de gripe aviar es el ejemplo más reciente”, concluyó el informe.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.