Annan presenta propuesta y pide medidas concretas para reforma de la ONU

Annan presenta propuesta y pide medidas concretas para reforma de la ONU

media:entermedia_image:8da34f37-7d22-4040-8fdf-5958ff0e5625
El Secretario General de la ONU, Kofi Annan, propuso hoy a la Asamblea General una serie de reformas al sistema de las Naciones Unidas para la implementación de la Declaración del Milenio, según la cual, los líderes mundiales se comprometieron en el año 2000 a trabajar en pro del desarrollo, la seguridad y los derechos humanos a nivel global.

En la proclamación de la Declaración del Milenio, los Estados miembros de la Organización también pugnaron por reformar la ONU para hacerla capaz de afrontar los desafíos del mundo moderno.

En su discurso, Annan subrayó que los acontecimientos que se han producido en los últimos cinco años exigen que se revitalice el consenso sobre los desafíos y las prioridades fundamentales y que ese consenso se convierta en acción colectiva.

Así, precisó que el mundo debe promover simultáneamente las causas del desarrollo, la seguridad y los derechos humanos porque ninguna podrá tener éxito si se plantea de manera individual.

Al referirse al desarrollo pidió a los países no industrializados a mejorar sus gobiernos, a respetar el estado de derecho, a combatir la corrupción y a dar espacios para que la sociedad civil y el sector privado participen en la tarea de impulsar el desarrollo. “El reto es muy grande para que los gobiernos lo encaren solos”, recalcó.

Por otra parte, instó a los países industrializados a que cumplan con la meta de dedicar el 0,7% de su Producto Interno Bruto (PIB) al desarrollo para el 2015.

Agregó que el desarrollo debe ser sostenible y sostuvo que todos los esfuerzos serán inútiles si se continúa degradando el medio ambiente y agotando los recursos naturales.

El Secretario General también exhortó a todos los Estados a llegar a un acuerdo sobre la seguridad en el que se comprometan a tratar las amenazas a una nación como si fuera a todo el mundo y a unirse para combatir el terrorismo, detener la proliferación de armas nucleares y las guerras civiles.

“Entre mis propuestas específicas en esta área, pido a todos los Estados elaborar, firmar e implementar una convención amplia sobre el terrorismo, basada en una definición clara y consensuada, al igual que una convención sobre terrorismo nuclear y la prohibición del acceso a materiales que permitan la fusión nuclear”, puntualizó.

En cuanto a los derechos humanos, solicitó a los gobierno de los Estados que ratifiquen e implementen todos los tratados relacionados con la protección de los civiles y los urgió a adoptar las bases de una respuesta colectiva contra el genocidio, la limpieza étnica y los crímenes contra la humanidad.

Al plantear la reforma de las Naciones Unidas, propuso una revitalización de la Asamblea General y apremió a los Estados miembros a adoptar el paquete de modificaciones durante la sexagésima sesión de la Asamblea, a celebrarse en septiembre.

Annan recomendó un sistema de tres consejos que cubran, respectivamente, la paz y seguridad internacional; los asuntos económicos y sociales; y los derechos humanos.

Instó a la formación de un Consejo de Seguridad más representativo de la comunidad internacional y de las realidades geopolíticas actuales, y sugirió que el Consejo Económico y Social (ECOSOC) desempeñe un papel líder en la agenda de desarrollo.

Por último, solicitó la creación de un nuevo Consejo encargado de elaborar estructuras operacionales efectivas en la promoción de los derechos humanos que reemplazaría a la existente Comisión de Derechos Humanos, cuya capacidad ha sido degradada por el debilitamiento de su credibilidad y profesionalismo.