Primera Dama de México insta a ir más allá de lo acordado en Beijing

28 Febrero 2005

La primera dama de México, Marta Sahagún, subrayó hoy en la sesión especial de “Beijing más 10”, que en la actualidad la esperanza de una vida equitativa entre hombres y mujeres ha dejado de ser quimera para convertirse en una necesidad.

"La igualdad plena, la eliminación de cualquier tipo de discriminación, la integración y participación en el desarrollo y la contribución en el fortalecimiento de la paz mundial fueron mucho más que la base de la labor de la ONU”, afirmó Sahagún.

“Para las mujeres –dijo- representó la institucionalización de un camino claro y legítimo, validado por todos los países del orbe, que abriría nuevos cauces en nuestras necesidades apremiantes de empoderamiento”.

Pese a esto, la realidad sigue siendo implacable para cientos de millones de mujeres del mundo, destacó la Primera Dama.

En consecuencia, consideró que no se puede dar marcha atrás. Por el contrario, hay que ir más allá de lo acordado hace diez años en Beijing.

Los nuevos desafíos, como la mundialización de los procesos económicos, el vertiginoso avance de la tecnología, los flujos migratorios y la conformación de grandes bloques globales exigen, según Sahagún, formas nuevas e imaginativas para las mujeres.

“Es hora de ser más audaces, innovadoras y demostrar aún más determinación y valentía en una lucha que no termina. Es hora de aprovechar todas las oportunidades que se nos presentan gracias a un entorno en cierta manera más amigable”, declaró la esposa del presidente Vicente Fox.

En términos jurídicos, desde Beijing 179 gobiernos han ratificado la Convención para la eliminación de la discriminación contra la mujer y la mayoría ha adoptado planes de acción para lograr la igualdad de género.

Pero no todo es positivo, dijo por su parte la Directora ejecutiva de UNIFEM, el Fondo de la ONU para el Desarrollo de la Mujer, Noeleen Heyzer.

“No estamos haciendo progresos cuando en muchos países del mundo las mujeres y niñas todavía trabajan en talleres en donde se las explota. No estamos haciendo progresos cuando 1 millón de mujeres y niñas son traficadas cada año y la violencia contra la mujer se ha vuelto un arma de guerra rutinaria”, enfatizó.

Sostuvo que lo que se necesita ahora es determinación para implementar las leyes e identificar responsabilidades.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.