ONU urge a reinstaurar instituciones en Nepal

ONU urge a reinstaurar instituciones en Nepal

media:entermedia_image:321ddeab-dbf7-4066-864a-0bef5ff84137
El Secretario General de la ONU, Kofi Annan, expresó hoy gran alarma por las medidas tomadas ayer por la monarquía constitucional en Nepal, que disolvió ayer el gobierno, declaró el estado de emergencia y suspendió las libertades civiles y la libertad de expresión.

En un comunicado, Annan urgió a reinstaurar las instituciones nepalesas y pidió a todas las partes en conflicto a mantener la calma y actuar con mesura para evitar que la situación empeore.

Consideró que las medidas son un paso atrás para el país. “No darán paz duradera ni estabilidad a Nepal y no pueden justificarse”, apuntó.

Agregó que se deben tomar providencias inmediatamente para reinstaurar las libertades e instituciones democráticas.

El Secretario General expuso su preocupación por la seguridad y el bienestar del pueblo nepalés y de sus representantes, incluidos líderes políticos, trabajadores de derechos humanos y periodistas.

Por su parte, la alta comisionada de las ONU para los Derechos Humanos, Louise Arbour, mostró gran preocupación ante la noticia de que el rey Gyanendra, de Nepal, tomó en sus manos el poder.

El monarca nepalés anunció lo anterior mientras declaraba bajo arresto domiciliario al primer ministro, Sher Bahadur Deuba, y a los miembros de su gabinete.

“Nepal se encuentra en medio de una crisis de derechos humanos generada en los años recientes por la ausencia de un parlamento y de un gobierno electo democráticamente”, subrayó Arbour.

En este sentido, afirmó que la democracia proporciona el ambiente más propicio para la promoción y protección de estas garantías en cualquier país.

La Alta Comisionada visitó Nepal la semana pasada y se reunió con el rey Gyanendra, quien le refrendó su compromiso con los derechos humanos, la democracia y el multipartidismo.

Arbour apeló a esta afirmación para pedir la pronta reinstalación de las instituciones de Estado en ese país y destacó la importancia de que los medios de comunicación y los activistas de derechos humanos puedan trabajar libremente.