Alta Comisionada pide a gobierno y rebeldes en Nepal respetar derechos humanos como primer paso hacia la paz

26 Enero 2005

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, pidió hoy al gobierno de Nepal y a los insurgentes maoístas que firmen un acuerdo de respeto a las garantías fundamentales de los individuos como un primer paso para alcanzar la paz en el país.

La funcionaria, quien se encuentra en Nepal desde hace tres días, sostuvo que si una de las partes no se adhiere al tratado redactado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos del país, será cuestionable su compromiso con el bienestar del pueblo nepalés.

“No tengo ninguna duda de que la firma del acuerdo por ambas partes, seguida por los esfuerzos genuinos por cumplir con sus provisiones, servirá para generar confianza, un requisito clave para una paz genuina y duradera”, señaló Arbour.

Al final de su visita al país, la alta comisionada dijo en Katmandú que los nepaleses son presas de la violencia y la brutalidad como resultado del conflicto armado.

La alta comisionada consideró que en Nepal impera un clima de impunidad y si bien reconoció el derecho del gobierno a esforzarse por poner fin a la insurgencia, dijo que esta tarea debe llevarse a cabo “con estricto apego a las leyes humanitarias internacionales y de derechos humanos reconocidas formalmente por las autoridades nepalesas”.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android