Iniciativa de UNICEF beneficia a niños sin escuela en Afganistán

23 Diciembre 2004

Cuando los niños no puedan llegar a las escuelas, hay que llevar las escuelas hasta donde estén los menores, es el principio de una iniciativa del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) que ya beneficia a unos 50.000 niños en Afganistán y que tiene previsto alcanzar a 500.000 para mediados del año entrante.

El programa está dirigido a las comunidades donde no existe una escuela formal y es arriesgado para los niños viajar hasta la más cercana, explicó Edward Cawardine, portavoz de UNICEF en Kabul.

El plan consiste en establecer aulas en edificios como mezquitas, comercios, locales públicos o, incluso, viviendas privadas, y elegir a una persona de la comunidad que funja como maestro. La gente de la localidad y UNICEF retribuyen estos servicios.

A la fecha, el costo del proyecto asciende a 1,4 millones de dólares y su financiamiento proviene de donantes privados y de países como Suecia, Dinamarca y Alemania.

La idea de este nuevo sistema para enseñar a los niños surgió después de que un sondeo de UNICEF mostró que más del 37% de las familias afganas que viven en comunidades sin escuelas citaron las distancias y las malas condiciones de seguridad durante el recorrido como las principales razones para no enviar a los pequeños a los centros educativos de otras localidades.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android