Belén se ha vuelto una ciudad aislada, dice la ONU

20 Diciembre 2004

La ciudad de Belén, que en una época fue centro cultural y espiritual de turistas y de peregrinos de todo el mundo, se ha convertido en un lugar aislado, con comercios cerrados y proyectos abandonados, indicó hoy un estudio de las Naciones Unidas.

El informe da cuenta del deterioro producido en esa ciudad a raíz de las políticas israelíes para poner fin a la intifada de los palestinos.

Asimismo, señaló que la antigua conexión entre Belén y Jerusalén está prácticamente interrumpida por las barreras físicas y las restricciones de tránsito en las carreteras.

Estos obstáculos pueden agravar las divisiones religiosas en un área que tiene importancia histórica para cristianos, musulmanes y judíos, advirtió la ONU.

Destacó que los territorios palestinos ocupados son pobres en recursos naturales y que el turismo podría atraer fuentes de financiación externas y acarrear beneficios no sólo para Belén, sino también para toda la Ribera Occidental.

Sin un arreglo político que elimine los obstáculos, incluidos los asentamientos israelíes, el futuro de los habitantes de esa ciudad es poco prometedor, apuntó el informe.

Por otra parte, subrayó que el 10% de los residentes cristianos se han marchado de Belén hacia el extranjero. Esta emigración económica va a tener consecuencias a largo plazo en el carácter multicultural que ha definido a la ciudad a lo largo de los siglos, concluyó el estudio de la ONU.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android