CEPAL: América Latina y el Caribe superan pronósticos al crecer un 5,5% en 2004

15 Diciembre 2004

La economía de América Latina y el Caribe superó los pronósticos más optimistas al crecer 5,5% en 2004, alcanzando así un incremento promedio de casi 4% en el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita, informó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En el balance preliminar de las economías de la región, la CEPAL también previó un crecimiento cercano a 4% el año entrante, lo que permitiría una nueva recuperación del PIB por habitante.

Salvo Haití, todos los países tuvieron tasas positivas de crecimiento. Es la segunda vez en los últimos veinte años que las seis economías más grandes de la región (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Venezuela) crecerán simultáneamente más de 3%, anteriormente ocurrió en 1997.

El informe revela que algunas economías se encuentran en intensos procesos de recuperación, tras atravesar profundas crisis. Tal es el caso de Venezuela, que crecerá un 18%, y Uruguay con un 12%. Argentina (8,2%), Brasil (5,2%), Chile (5,8%), Ecuador (6,3%) y Panamá (6%) presentan tasas de crecimiento por encima del 5%.

El buen desempeño de la economía regional se vincula a la economía internacional. En el 2004, la actividad económica mundial se aceleró y se estima que el PIB global crecerá algo menos de 4% (frente al 2,6% del 2003), y que el crecimiento del comercio mundial superará el 9% (frente al 5,5% del 2003).

Estados Unidos y China son los motores de esta expansión, que incidió en el aumento de los precios de los productos básicos y benefició a varios países, en especial en América del Sur, pero perjudicó a las economías deficitarias en materias primas de Centroamérica y el Caribe.

El comercio de la región tuvo un excelente desempeño. Las exportaciones se expandieron un 22,4% (10,8% los volúmenes y 10,5% los precios) y las importaciones crecieron un 19,8% (14,4% los volúmenes y 4,7% los precios). Por tercer año consecutivo se logró un saldo positivo en la balanza de bienes, que se expande desde el 2002 a razón de casi unos 20.000 millones de dólares por año, alcanzando 61.875 millones en el 2004 (3,2% del PIB).

Este buen resultado es uno de los factores explicativos de que la región, por segundo año consecutivo, obtuviera un superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos equivalente al 1,1% del PIB. El otro factor relevante es el aporte de las transferencias corrientes netas (remesas de los trabajadores), que crecieron 16,8% este año.

La mayor demanda de trabajo se tradujo en un importante crecimiento en la generación de empleo. A su vez, la oferta laboral creció moderadamente y la tasa de desempleo se redujo de un 10,7% en 2003, a un 10% este año. Sin embargo, esto no significó una mejoría generalizada de los indicadores laborales, muy vinculados con la situación de las economías que están saliendo de situaciones críticas.

La CEPAL estima que la leve reducción del desempleo, sumada a una incipiente recuperación de los salarios, contribuyó a la ligera disminución de los niveles de pobreza de la región, desde el 44,4% de la población en 2003 hasta un 42,9% estimado para este año.

Por otra parte, la tasa de inflación continuó su marcha descendente y llegó al 7,7% para el promedio de la región, frente al 8,5% del año 2003 y el 12,1% del 2002.

Para el 2005, se prevé que el escenario internacional será positivo pero menos favorable para la región que el de este año, con un crecimiento mundial en torno al 3%. La probable desaceleración de la economía estadounidense y los efectos recesivos e inflacionarios del alto precio del petróleo son los elementos principales detrás del escenario esperado. Se estima que las economías de China, Japón y la Eurozona experimentarán también cierto enfriamiento.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.