Comisionada para Derechos Humanos considera confusa respuesta que se da al terrorismo

9 Diciembre 2004

La amenaza que supone el terrorismo y el miedo que genera entre la población no significa que haya que renunciar a los derechos civiles para conseguir seguridad, dijo hoy la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, quien consideró que la respuesta que se está dando al fenómeno es confusa.

“La siniestra sombra del terrorismo está generando una respuesta confusa, apartada de los principios que nos guían en la búsqueda de un equilibrio adecuado entre nuestro deseo de seguridad colectiva y nuestra necesidad de libertad”, explicó Arbour en rueda de prensa.

La experta en derechos humanos previno sobre el peligro de que los ciudadanos y los gobiernos se conviertan en “prisioneros de una cultura del miedo y de una ideología de exclusión y arrogancia”.

En este sentido, subrayó la urgencia de lograr un equilibrio entre los intereses de seguridad y las libertades de los individuos.

Agregó que la tendencia de entregar las libertades civiles a cambio de seguridad atentan contra los convenios internacionales de garantías individuales y advirtió la gran presión que se cierne sobre la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Arbour recordó que los Estados deben ser los principales promotores y protectores de los derechos humanos de sus ciudadanos.

Por último, la alta comisionada sostuvo que el reclutamiento de terroristas se nutre de la pobreza, la ocupación extranjera y la ausencia de derechos humanos y democracia.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.