Concluye visita a Sudán y Chad del Alto Comisionado para los Refugiados

28 Septiembre 2004

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Ruud Lubbers se reunió hoy, último día de su visita de cinco días a la región, con altos funcionarios del gobierno sudanés a los que presionó para que pongan fin a la persistente violencia que azota la región de Darfur y mejoren las condiciones de los desplazados.

El Alto Comisionado estuvo acompañado por los principales donantes de Estados Unidos, Japón, la Unión Europea y Alemania. Estos donantes otorgan la mayor parte de la ayuda recibida por el ACNUR para sus operaciones en Chad y otros proyectos.

El domingo y el lunes pasados, Lubbers visitó los campamentos de desplazados de Darfur donde fue informado de la persistencia de ataques contra los civiles que abandonan estos centros de albergue. Hasta tres personas han sido asesinadas en los últimos días por este motivo.

El titular del ACNUR pidió el fin de la violencia y subrayó la importancia de la presencia de las agencias internacionales para devolver la confianza a la población civil. También visitó los campamentos instalados por su oficina en el vecino Chad y constató las crecientes tensiones entre los refugiados y la población local, ya que ambos están obligados a compartir los escasos recursos existentes en la zona.

Sobre el terreno, el Alto Comisionado anunció la puesta en marcha de varios proyectos financiados por su oficina con el fin de apaciguar la dramática situación de unos y otros. Estas iniciativas incluyen la instalación de generadores para los hospitales, la construcción de un depósito de agua y la reconstrucción de un colegio dañado.

Por otra parte, el ACNUR abrió un nuevo campamento para refugiados en el este de Chad. Se trata de Treguine Camp, que recibió ayer a las primeras 200 personas. Se espera que en las próximas seis semanas lleguen a este nuevo campamentos unos 15.000 sudaneses. La mayoría de ellos provienen del cercano campamento Bredjing que ha llegado a albergar hasta 42.000 personas, más del doble de su capacidad. En el exterior miles de personas, llegadas a la zona en los últimos meses, se hacinaban a la espera de ser recolocados.

La oficina del ACNUR sigue planeando la instalación de nuevos campamentos para aliviar la situación de los ya existentes y en previsión de nuevas oleadas de desplazados.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.