El ecosistema ártico se encuentra amenazado, dice el PNUMA

24 Agosto 2004

La pesca excesiva de bacalao y eglefino, el almacenamiento de desechos nucleares, la invasión de cangrejo real rojo y un aumento en el transporte de petróleo y gas son factores que amenazan el ecosistema ártico del mar de Barents. Así lo advirtió hoy el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA).

En un informe, el organismo señaló que las causas principales de esta amenaza son la falta de un plan a largo plazo y de normas jurídicas adecuadas.

La preocupación más grave, indicó, es la sobreexplotación de las reservas de peces, porque las medidas y reglamentos que controlan la pesca no han sido suficientes.

La segunda cuestión es la contaminación. Si bien el mar de Barents es mucho más limpio que otros de Europa, la expansión de las industrias de petróleo y gas en la región ponen en peligro este ecosistema tan vulnerable.

En tercer lugar, la región de Murmansk tiene más desechos radiactivos que ninguna otra en el mundo y aunque por el momento los niveles de radiactividad son bajos es necesario establecer estrategias a largo plazo para controlarlos.

Finalmente, dice el informe, el mar de Barents se ve amenazado por la introducción involuntaria de especies ajenas como consecuencia del lastre de los petroleros. Esto representa una grave amenaza para la economías del norte de Noruega y de las comunidades costeras de Rusia.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android