Enviado para Oriente Medio critica falta de acción contra violencia en la región

13 Julio 2004

El coordinador de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Terje Roed-Larsen, pidió hoy a Israel, a la Autoridad Palestina y a la comunidad internacional que actúen de inmediato para poner fin al derramamiento de sangre en esa región.

De septiembre de 2000 a la fecha, han muerto casi 3.500 palestinos, 949 israelíes, y miles más han resultado heridos.

En su informe periódico al Consejo de Seguridad, Roed-Larsen criticó a ambas partes por la falta de avances: por un lado destacó que la Autoridad Palestina no ha tomado medidas contra el terrorismo y, por otro, dijo que Israel no ha desmantelado aún los asentamientos establecidos desde marzo de 2001, además de que no ha congelado sus nuevas actividades en este terreno.

Consideró que la retirada israelí de Gaza podría conducir a la implementación de la Hoja de Ruta y constituiría el paso más importante desde el reconocimiento mutuo de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Asimismo, liberaría a la mitad de los palestinos de la ocupación ya que demostraría que la evacuación de los asentamientos es posible y compatible con los intereses israelíes.

El diplomático explicó que, para que la retirada sea exitosa, cada una de las partes tendría que llevar a cabo una tarea crucial. “La tarea de Israel es retirarse totalmente de la Franja de Gaza y transferir el control a una Autoridad Palestina reformada y reorganizada, que cuente con arreglos de seguridad confiables, supervisados por terceras partes que sean aceptables tanto para Israel como para la Autoridad Palestina. No hay otra opción”, puntualizó Roed-Larsen.

El embajador israelí, Ari Mekiel, se manifestó complacido por la intervención de Roed-Larsen, en particular porque había criticado a la Autoridad Palestina, destacado el impacto económico del terrorismo en Israel, y hecho alusión a la reciente decisión de la Corte Suprema de Israel respecto al muro. El diplomático dijo que su gobierno respetará esa decisión y cambiará parte de la ruta del muro.

“Este es un punto importante en relación a la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia porque siempre hemos mantenido que no necesitamos ninguna supervisión judicial externa. Nadie duda de la integridad y la independencia de la Corte Suprema de Israel”, agregó.

Por su parte, el observador de la Autoridad Palestina, el embajador Nasser Al-Kidwa, dijo que su delegación tenía serios problemas con la declaración de Roed-Larsen, ya que, a su entender presentó una perspectiva política totalmente distorsionada.

Diría que la Autoridad Palestina tiene serios problemas, señaló Al Kidwa, pero son resultado directo de las políticas y de las acciones israelíes.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.