Brahimi pide respaldo de Consejo de Seguridad y advierte a Coalición sobre riesgos de uso de violencia

27 Abril 2004

El trabajo por hacer en Iraq es difícil pero realizable si se fijan objetivos realistas y se cuenta con el respaldo del Consejo de Seguridad, dijo hoy el asesor especial de la ONU para ese país, Lakhdar Brahimi, quien también advirtió a la Autoridad Provisional de la Coalición sobre los riesgos del uso de la violencia.

En su informe ante el Consejo de Seguridad, elaborado después de su visita a Iraq, donde dialogó con representantes de una amplia variedad de sectores de la sociedad en búsqueda de consensos, el diplomático argelino sostuvo que es posible formar el gobierno de transición antes de la transferencia de poder –fijada para el 30 de junio- siempre y cuando la ONU no esté sola cuando tome las medidas pertinentes.

“Necesitaremos, en particular, que el Consejo de Seguridad esté unido a nuestro alrededor y con nosotros”, recalcó.

Según Brahimi, el gobierno interino puede estar listo para fines de mayo para recibir la autoridad el 30 de junio y ejercer el poder hasta las elecciones programadas, en principio, para enero de 2005.

La propuesta del asesor especial de la ONU es disolver el actual Consejo de Gobierno de Iraq para que asuma sus funciones un nuevo gobierno provisional encabezado por un presidente, dos vicepresidentes y un primer ministro.

Por otra parte, Brahimi subrayó durante su intervención que la Coalición sabe mejor que nadie que las consecuencias del uso de la violencia en Iraq pueden ser dramáticas y duraderas.

En este sentido, advirtió que de no hallarse una solución pacífica a la actual crisis, existe un gran riesgo de enfrentamientos sangrientos.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.