ACNUR considera positivo el balance de su labor el año anterior

2 Enero 2004

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) consideró que su labor durante el 2003 arrojó un balance positivo ya que, pese al creciente peligro que enfrentan los trabajadores humanitarios, se avanzó hacia una solución para reubicar a cerca de 20 millones de refugiados y desplazados en el mundo.

Ruud Lubbers, titular del ACNUR, destacó las operaciones de repatriación y reintegración que realiza el organismo a su cargo en Afganistán, donde 3 millones de refugiados y desplazados han vuelto a sus casas durante los últimos dos años, no obstante los problemas de seguridad que aquejan a ese país.

Con respecto a África, el funcionario señaló que el ACNUR inició una operación de repatriación a gran escala en Angola y un programa similar en Eritrea. Asimismo, subrayó el papel central que ha desempeñado la Alta Comisaría en Liberia luego de la salida del poder y del país del ex presidente Charles Taylor.

Sin embargo, reconoció que los trabajadores humanitarios corren cada vez más riesgos al desempeñar su tarea en muchas áreas del mundo.

“El entorno en que operamos se ha hecho más peligroso y polarizado”, dijo Lubbers, quien citó como ejemplos de esta situación el ataque a las oficinas de la ONU en Bagdad el 19 de agosto, que dejó 22 funcionarios muertos, y el asesinato en noviembre de una trabajadora del ACNUR en Afganistán.

Recordó que la naturaleza de la labor del ACNUR está en el terreno, donde se debe forjar una nueva identidad para lidiar con los nuevos desafíos y peligros que implica su trabajo.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.