Acuerdan Protocolo para eliminar la munición sin estallar

28 Noviembre 2003

Los 92 Estados que forman parte del Tratado sobre Armas Convencionales acordaron este viernes en Ginebra un nuevo Protocolo que servirá apara ayudar a los países a eliminar abundante munición sin estallar abandonada tras los conflictos.

Artefactos como obuses de mortero, granadas, cohetes y misiles causan miles de víctimas al año entre muertos y heridos en más de ochenta países y constituyen con las minas antipersona un grupo de armas que sigue matando terminado el conflicto.

Dominique Loye -consejero en la Unidad minas y armas de la división jurídica del Comité Internacional de la Cruz Roja- dijo a la Radio de la ONU que esta munición abandonada tiene importantes consecuencias sociales.

“En todos los países que estamos presentes donde desgraciadamente hay guerras -son más de 50 paises- esos restos explosivos causan muchos problemas a la poblacion civil porque o tienen que huir a algunos sitios porque ya no pueden trabajar la tierra, o no pueden regresar a sus viviendas porque todavía hay restos explosivos” dijo Loye.

Las minas antipersona fueron objeto de la Convención de Ottawa que prohibe su fabricación, uso y almacenamiento.

El Protocolo acordado este viernes fue negociado durante tres años, tiene carácter vinculante y obliga a las partes a eliminar o ayudar a destruir la munición así como proporcionar toda la información necesaria.

No incluye las bombas de fragmentación y entrará en vigor cuando lo ratifiquen 20 Estados

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android