ACNUR suspende actividades en provincia de Afganistán

ACNUR suspende actividades en provincia de Afganistán

media:entermedia_image:435b5410-9912-4486-ad53-d3e01ab16f15
La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) anunció hoy que ha suspendido sus actividades en Ghazni, Afganistán, después del asesinato en esa localidad de una de sus empleadas el día de ayer.

Además de realizar una revisión de sus operaciones en Afganistán, el ACNUR cerró temporalmente sus centros de repatriación voluntaria de refugiados afganos en Peshawar y Quetta, Pakistán.

Bettina Goislard, ciudadana francesa de 29 años, viajaba con dos colegas afganos en un vehículo del ACNUR cuando dos sujetos armados dispararon desde una motocicleta en pleno centro de la ciudad de Ghazni, matando a Goislard e hiriendo a uno de sus acompañantes.

Kofi Annan, Secretario General de la ONU, condenó el ataque y expresó preocupación y enojo ante la alevosía de una acción perpetrada contra “personal desarmado que asistía al pueblo afgano”.

Reiteró que la ONU mantiene su determinación de apoyar a la gente de Afganistán, pero insistió en la necesidad de que la comunidad internacional y el gobierno afgano refuercen las condiciones de seguridad y brinden mayor protección al personal de las Naciones Unidas.

Por su parte, Ruud Lubbers, titular del ACNUR, calificó el ataque como un “asalto vil” a los esfuerzos de asistencia humanitaria.

El ACNUR –que cuenta actualmente con 782 trabajadores en Afganistán, 87 de ellos internacionales-, ha ayudado a 2,5 millones de refugiados y a 500.000 desplazados afganos a regresar a sus hogares.