4 Febrero 2020

Cuando se habla de conflictos armados, la mirada del mundo se vuelve a menudo al Consejo de Seguridad y sus intentos, con diferente grado de éxito, por resolver o prevenir derramamientos de sangre. En la sombra, un equipo de mediadores de la ONU, supervisados por Rosemary DiCarlo, usa discretamente la diplomacia para reunir a las partes en desacuerdo y lograr un mundo más seguro.

Rosemary DiCarlo es secretaria general adjunta del Departamento de Asuntos Políticos y Consolidación de la Paz, lo que la convierte en uno de los más altos cargos de las Naciones Unidas en materia de paz y seguridad.

Es habitual verla informando al Consejo de Seguridad, haciendo análisis sobre situaciones bélicas complejas, como Siria y Yemen, y dando recomendaciones sobre cómo encarar una situación, en algunas ocasiones en claro contraste con las posiciones y desacuerdos de las distintas partes.

El papel de este cargo ha cambiado y aumentado a lo largo de los años. En la actualidad, implica entre otras cuestiones llevar a cabo evaluaciones políticas, poner en marcha esfuerzos diplomáticos para prevenir los conflictos, supervisar la celebración de elecciones de manera pacífica y gestionar las misiones políticas desplegadas sobre el terreno.

Mediadores, los héroes anónimos de la paz

La mediación, sin embargo, ha sido siempre un pilar de este Departamento, y sigue siendo crucial en la actualidad.

Por ello, DiCarlo cuenta con un equipo de mediadores experimentados que ayudan a las partes beligerantes a llegar a la mesa de negociaciones y a entablar un diálogo intercomunal. También brindan asesoramiento sobre la redacción de una constitución o la reforma del sector de la seguridad y, en general, se ocupan de una serie de cuestiones que a menudo se encuentran en la raíz de los conflictos.

Trabajan en diferentes entornos, incluidas algunas operaciones de paz como la de Afganistán o Irak, donde promueven la paz y la reconciliación aunque, debido a la naturaleza sensible de su trabajo, gran parte de lo que hacen está destinado a permanecer en la sombra.

Noticias ONU ha entrevistado a DiCarlo en la sede de la ONU en Nueva York, quien compartió algunas de sus ideas sobre el papel evolutivo de la Organización en la prevención de conflictos y sus esperanzas y temores para el futuro.

La funcionaria comenzó explicando que la capacidad de la Organización para actuar y ser apreciado como un intermediario honesto, incluso salvaguardando la confidencialidad de negociaciones delicadas, es de vital importancia.

La importancia de no tomar partido

“En primer lugar, abordamos cada situación desde una perspectiva muy imparcial. Entramos en las negociaciones de manera imparcial y no tenemos una mentalidad determinada de cómo debería terminar algo: solo queremos que las personas puedan decidir por sí mismas cómo avanzar. Y si podemos ayudarles a través de la mediación, eso es lo que hacemos.

Entramos en las negociaciones de manera imparcial y no tenemos una mentalidad determinada de cómo debería terminar algo.

Nuestra primera prioridad es generar confianza con nuestros interlocutores, pero también garantizar la confidencialidad. Mucho de lo que hacemos nunca se escribe, y ciertamente nunca se difunde, porque nuestro objetivo es el siguiente: queremos que las personas puedan unirse y sentir que han llegado a un acuerdo que será duradero entre ellos.

Hemos tenido una serie de casos en los que hemos podido calmar la tensión en torno a elecciones, en las que a un líder en particular le gustaría extender su mandato, y hemos logrado mantener un diálogo y unir a los partidos. Estas son situaciones que son extremadamente difíciles de superar en muchas sociedades.

Enviamos diplomáticos experimentados, a veces un ex funcionario de la ONU, o un ex funcionario de alto nivel de un Estado miembro, para dirigir las discusiones sobre el camino a seguir y para ver si las partes pueden aceptar los resultados de una elección o, en algunos casos, rehacer ciertos aspectos de una elección.

Palabras de sabios: exlíderes que ayudan a la paz

Desde el comienzo de su mandato en 2017, el actual Secretario General de la ONU, António Guterres, ha convertido la mediación en una de sus prioridades clave y, en 2017, creó una Junta Consultiva de Alto Nivel sobre Mediación, compuesta por 18 miembros, todos con gran experiencia en diplomacia y mediación.

La Junta ya ha dado muestras tangibles de la capacidad de la ONU para resolver conflictos, y ha ayudado a la Organización a incluir voces más diversas en el proceso de consolidación de la paz.

"Si vemos un problema en, por ejemplo, América Latina, donde hay desacuerdos entre un Gobierno y los manifestantes, o un Gobierno y la oposición, podemos pedirle a uno de nuestros miembros con experiencia en la región que se despliegue durante unos días o semanas para ayudar a resolver cualquier desacuerdo.

También nos brindan orientación y la sabiduría de sus experiencias pasadas, porque muchos de ellos son ex líderes de sus países, ex ministros de relaciones exteriores o funcionarios de alto nivel que realmente han hecho mucho en sus propias carreras y, ahora, nos ayudan a mirar una situación y mediar en un conflicto o a evitar que surja uno”.

La necesidad de que haya voces diversas

"Hemos trabajado mucho con la Junta Consultiva sobre la inclusión de mujeres y jóvenes en diversos procesos políticos y, cuando nuestros enviados en el terreno presentan sus informes periódicos al Secretario General y al Consejo de Seguridad, incluyen aspectos relacionados con las mujeres y juventud en sus análisis.

Cuando somos quienes lideramos un proceso de paz o negociación en particular, tenemos muy claro que un cierto porcentaje de los participantes tienen que ser mujeres, y deben participar de manera significativa. Un ejemplo es el Comité Constitucional sirio, donde estamos trabajando muy duro para garantizar una participación femenina del 30% entre los 150 miembros.

Nos reunimos con frecuencia con expertos en temas específicos, y ha sido extremadamente útil obtener diferentes opiniones de grupos de la sociedad civil que se ocupan de temas como los derechos de las mujeres, los refugiados, las personas desplazadas u otros temas. Nos acostumbramos a asegurarnos de escuchar sus voces cuando estamos en el campo".

UNAMID/Albert González Farran
Un taller de trabajo sobre mujeres, paz y seguridad de la Misión de las Naciones Unidas en Darfur.

Un contexto cada vez más complejo

En los últimos años, el panorama de los conflictos ha cambiado, con una creciente participación de actores no estatales, lo que ha tenido un impacto significativo en las actividades de la Departamento de Asuntos Políticos. DiCarlo describe este clima cambiante como un "multiplicador de amenazas".

“Lo hemos visto esto en África, por ejemplo, con agricultores y pastores peleando por la tierra, con el desplazamiento de personas que luego genera tensiones entre comunidades y, en algunos casos, violencia entre comunidades. Y, aunque buscamos cosechar los beneficios de la innovación, sabemos que las nuevas tecnologías también pueden ser desestabilizadoras. Hay muchas áreas que debemos tener en cuenta.

También está el hecho de que tenemos que ponernos al día sobre muchos problemas que tradicionalmente no formaban parte de lo que el Departamento trataba, como la cuestión del clima, la innovación tecnológica o los ataques cibernéticos. Estas son todas áreas nuevas para nosotros y, en los últimos años, hemos tenido que desarrollar su comprensión para poder tomar medidas y seguir adelante con nuestro trabajo.

Cuando se trata del cambio climático, por ejemplo, tenemos una pequeña célula en nuestra división de políticas que ha estado trabajando con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas durante aproximadamente un año y medio, analizando el impacto del cambio climático en la seguridad y formas de tratar con las comunidades que se encuentran desplazadas debido a este fenómeno. Hemos visto muy claro que esto puede, en muchos casos, ser una aviso de algo más grave, en términos de violencia o conflicto”.

Frustración por la falta de compresión

Aunque DiCarlo confía en que su Departamento se está adaptando a las demandas cambiantes del conflicto global, a menudo se siente frustrada por la falta de comprensión de la importante contribución que hace a la paz mundial:

“Cuando se tiene gente en sobre el terreno trabajando muy arduamente para reunir las partes combatientes es muy duro escuchar a los Estados Miembros o individuos cuestionar los méritos de las Naciones Unidas, como cuando dicen qué están todos ustedes haciendo allí más que sentarse en reuniones.

Creo que algunos Estados miembros e individuos tienen la preocupación de que nuestras acciones puedan percibirse como una interferencia en los asuntos internos, que no es en absoluto lo que estamos tratando de hacer. En primer lugar, solo vamos cuando nos invitan, cuando las personas buscan nuestra ayuda. Ofrecemos nuestra ayuda, pero no nos imponemos".

Más allá de los malentendidos que algunos puedan tener con respecto a su Departamento, a DiCarlo también le preocupa que el consenso en los principios sobre los que se fundó la ONU no sea tan fuerte como lo era en tiempos anteriores:

"Creo que hay una sensación de que lo que funcionó antes, ya no funciona. Siempre hubo, tal vez, diferentes puntos de vista, pero nunca se manifestó de la manera en que se manifiesta hoy. Como dice el Secretario General, pasamos de un mundo bipolar a uno unipolar para después pasar a otro multipolar, lo que está haciendo las cosas bastante diferentes y más complicadas".

A pesar de estos temores, la responsable de Asuntos Políticos de la ONU tiene la determinación de dejar, al final de su mandato, un Departamento que tenga todas las herramientas para hacer frente a la prevención y la resolución de los conflictos y que ofrezca un apoyo genuino a las ideas que el Secretario General ha ofrecido tanto para la prevención de conflictos como para la prevención del cambio climático.

"La Asamblea General ya ha adoptado el concepto de mantener la paz y mirar al mundo a través de una especie de lente de prevención, y creo que tenemos que hacer eso en todas nuestras actividades, no solo en mi departamento, pero a través de la ONU ".

¿Quién es Rosemary DiCarlo?

Ciudadana estadounidense, fue nombrada subsecretaria general de Asuntos Políticos en mayo de 2018. En este cargo, asesora al Secretario General sobre cuestiones de paz y seguridad a nivel mundial, mientras supervisa las iniciativas y los buenos oficios sobre el terreno, así como las misiones políticas sobre el terreno que llevan a cabo de actividades de consolidación de la paz, diplomacia preventiva y consolidación de la paz en África, Europa, Oriente Medio, Asia central y sudoriental y las Américas.

También supervisa la asistencia electoral de las Naciones Unidas, que se brinda a docenas de sus estados miembros cada año.

Durante su distinguida carrera en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, se desempeñó, entre otras funciones, como Representante Permanente Adjunta ante las Naciones Unidas con el rango y el estatus de Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria.

Di Carlo también fue presidenta del Comité Nacional de Política Exterior de EE. UU. Desde agosto de 2015 hasta mayo de 2018, y fue nombrada concurrente y profesora en el Instituto Jackson de Asuntos Globales de la Universidad de Yale.

DiCarlo se graduó de la Universidad de Brown con una maestría en administración de empresas y un doctorado en literatura comparada, así como lenguas y literatura eslavas. Habla francés y ruso.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Un viento de locura arrasa al mundo, advierte el Secretario General

El año pasado terminó con grandes tensiones internacionales, pero estábamos avanzando en la dirección correcta en varios puntos de conflicto, veíamos señales de cierta distensión y progreso. Sin embargo, todo eso ha cambiado, la escalada de tensión ha vuelto y las resoluciones del Consejo de Seguridad se violan tan pronto son adoptadas, dijo António Guterres.

Ya no vivimos en un mundo bipolar ni multipolar, sino en una situación transitoria caótica

El Secretario General de la ONU lanzó este jueves un claro mensaje en el Foro Económico Mundial, que se celebra en la ciudad suiza de Davos, al advertir que los desafíos globales están cada vez “más integrados y las respuestas son cada vez más fragmentadas, y si no conseguimos darle la vuelta a este escenario vamos a encontrarnos ante una situación desastrosa”.