26 Septiembre 2018

Uno de los asuntos que más preocupa a Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras, es la migración, especialmente los 129 niños que aún se encuentran separados de sus familias en Estados Unidos. Por eso está convencido de que el Pacto Mundial por la Migración puede ayudar mucho a todos los países en esta materia.

129 niños hondureños siguen separados de sus familias en Estados Unidos. ¿Qué gestiones está haciendo su Gobierno?

Hemos estado permanente y diariamente haciendo incidencias con ellos y no hemos obtenido respuesta. Como yo creo que Naciones Unidas también está para eso, por eso lo mencioné en el día de hoy (en su discurso en el debate general), porque me parece que ha llegado el momento de que Naciones Unidas también participe ya más agresivamente, me refiero agresivamente en el sentido positivo de pasar más a la acción, y en ese sentido al vernos acompañados de Naciones Unidas y otros países cuyos niños pueden estar en similar situación de la de Honduras, podemos hacer una incidencia. También lo hemos llevado este tema al Senado, a la cámara de diputados y a otros líderes que inciden en la opinión pública de Estados Unidos. 

¿Cómo puede ayudar el Pacto Mundial por la Migración que han adoptado todos los países del mundo, excepto Estados Unidos, a mejorar la situación de este fenómeno?

El Pacto Mundial puede ayudar mucho. Yo creo que el simple hecho de lanzarlo, de ser parte en su gran mayoría, manda un extraordinario mensaje porque al final es un tema de hacer conciencia. Dígame cuántos estadounidenses sus familias sus ancestros no vinieron en una situación de migración.

Cuando yo argumento sobre los hondureños que han estado con estatus temporal (en Estados Unidos), les digo primero son ciudadanos hondureños, pero aportan más impuestos que muchos ciudadanos norteamericanos que viven en igual condición o trabajan de forma similar. Segundo son casi ya 20 años en Estados Unidos, familias y empresas consolidadas. Y me parece un trato injusto. Espero que el Congreso pueda apostar por una regularización de manera permanente a esta gente que tiene estatus temporal.

ACNUR/Markel Redondo
Genesis Cerrato,de dieciséis años, con su hijo de un año. Ella viajó con toda su familia desde Honduras para huir de la violencia.

¿Cuáles son las causas que llevan a los hondureños a emigrar?

Ante de hablarle de las causas quisiera decirle algo en lo que creo: Ningún ciudadano quisiera irse de su país si en su país encuentra las condiciones para desarrollarse como ser humano o como familia. En ese sentido, una de las principales causas de la emigración en Honduras es la falta de oportunidades, que se agudiza por un problema serio de violencia en la región a consecuencia del tránsito de drogas que se producen en el sur del continente y se consumen aquí en el norte, llamase Estados Unidos, Canadá o México.

En el año 2009, 2010, 2011 nos calificaron como uno de los países más violentos del mundo. Esa es la mayor tragedia en término de vidas humanas que Honduras ha vivido en la historia.

En el año 2009, 2010, 2011 nos calificaron como uno de los países más violentos del mundo. Esa es la mayor tragedia en término de vidas humanas que Honduras ha vivido en la historia. Desde que yo asumí la presidencia en 2014, hice un llamado al presidente Obama a asumir las responsabilidades compartidas, aunque diferenciadas, entre países productores de drogas, consumidores y países de tránsito. Nosotros asumimos nuestra responsabilidad. De ahí se derivó una estrategia para el triángulo norte de Centroamérica, Honduras, el Salvador, Guatemala, que atacaba la raíz de los problemas de migración, violencia, pobreza y falta de oportunidades. Y ahí lanzamos esa lucha. Hemos bajado en casi 50 por ciento los índices de inseguridad. El país es diferente, pero nos falta mucho, de ahí que se debe complementar con crecimiento económico que produzca oportunidades de mejores ingresos, que produzca empleo e instituciones fuertes, porque el narcotráfico lo que hace a su paso es corroer las instituciones y los diferentes sectores de la sociedad.

Usted ha pedido que se reconozca en una resolución que las maras son violadores de los derechos humanos. ¿Qué importancia tiene esto para su país y cómo puede ayudar?

Alcohólicos Anónimos tienen un principio que se aplica en mi criterio para otras situaciones en la vida que es: si usted no reconoce el problema, usted no está mentalmente en condiciones de resolverlo. Si Honduras y el mundo no reconoce que estos entes armados no estatales violentan los derechos fundamentales como el de la vida, el derecho al trabajo, las libertades básicas, el derecho de locomoción… porque literalmente lo que han hecho estos entes es sustituir al estado… En consecuencia, reconocerlo es construir nuevo abordaje, porque si no se mira como un delito más, no se mira como una confabulación, una premeditación de estructuración de recursos humanos, financieros de equipos, que es transnacional también. Entonces, los países no tendrían que ver como se han visto, ¿pidiéndole a un país tan grande como Estados Unidos que asuma su responsabilidad, y si no la asume vamos a estar solos en esta lucha a un alto costo de vidas y también de recursos que podíamos estar destinando a otras cosas porque en Honduras no se producen drogas.

UNICEF/Tanya Bindra
Pilar de 15 años sentada junto a su familia en Guatemala después de que su familia escapara de Honduras de las pandillas, que querían obligarla a convertirse en prostituta.

Usted ha denunciado que los pequeños productores de café reciben una cantidad mísera por su producto, ¿cómo se pueden lograr por ejemplo los Objetivos de Desarrollo Sostenible sin pagar un precio digno? 

(Para explicar la respuesta, el presidente hondureño extiende un billete de cinco dólares y pone dos centavos al lado). Estos cinco dólares son quinientos centavos de dólares, pero el productor hondureño ni tan siquiera logra dos centavos. Mire que tremenda desigualdad eso es un abuso, eso es como una esclavitud moderna. Y mi aspiración es que si usted y yo tomamos café se dé cuenta y exija a quien le venda el café asegurarse que sea comercio justo. Yo esperaría que Naciones Unidas tome cartas en el asunto porque al general conciencia en los mercados el consumidor va a exigir. 

¿Por qué es importante la lucha contra el cambio climático para su país?

Fuimos a parís con la ilusión de que se reconociese con datos duros y claros que Honduras, en los últimos veinte años, es el país que más se ha visto afectado por los efectos del cambio climático, y la región centroamericana también, pero no logramos eso. Hablé con todos los fondos verdes, pero la excesiva burocracia hace que el dinero esté en la banca los banqueros se hacen más ricos cada segundo y cada segundo la humanidad sufre más por la falta de esos recursos en materia de reforestación, en tareas de adaptación en tareas de prevención entre otros.   

Honduras sufre un daño terrible de algo que no es parte en su provocación, sino que son los grandes países industrializados. En ese sentido yo pediría que Naciones Unidas no quite el dedo de la llaga y sigamos abogando hasta que todos entendamos que es nuestro mejor interés ser parte de este ejercicio y afrontar el cambio climático, pero que no se quede en papel solo o en palabras.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.