23 Febrero 2018

Una conferencia convocada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura analizó cómo interrumpir ese fenómeno, entablando un diálogo entre diversos sectores, especialmente el forestal y el agrícola.

Lograr detener la deforestación para el año 2020 es un ambicioso reto propuesto en los Objetivos de Desarrollo Sostenible que fue objeto de debate durante los últimos tres días en Roma.

Acabar con la pérdida de masa forestal se podría lograr, en gran parte, frenando la conversión de los bosques en áreas agrícolas,  explica Eva Mueller, directora de la división de políticas y recursos forestales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

En los últimos veinticinco años, la tasa de deforestación neta se ha reducido en más del 50 % a nivel mundial, pero Mueller matizó que la reducción no ha sido igual en todas las regiones.

Hay regiones donde la cobertura forestal ha aumentado, como por ejemplo Europa, mientras que en África y América Latina la deforestación es, lamentablemente, bastante alta a pesar de haber disminuido en los últimos veinticinco años.

Mueller destacó que la zona con mayor deforestación de la región es la selva amazónica.

Otro factor a tener en cuenta es que el aumento de población provoca el crecimiento de la demanda de productos agrícolas y esta, a su vez, la conversión de los bosques en tierras cultivables.

Pese a esta cadena de factores, Mueller destacó que, en los últimos veinticinco años, más de veinte países consiguieron aumentar su producción alimentaria manteniendo la cobertura forestal.

“Se ha hecho a través de buenas políticas, buenos instrumentos financieros, y también, por supuesto, una intensificación de la producción agrícola en el mismo terreno para no tener que expandir el terreno para producir alimentos”.

Los representantes de América Latina en el listado son Chile, la República Dominicana, Guyana, México, Perú y Costa Rica. La experta nos explicó el caso de este último país donde trabajó durante diez años.

“Es un país que ha aumentado su cobertura forestal increíblemente. Debido a una serie de políticas, sobre todo, la política de los pagos por servicios ambientales que ha permitido al país mantener y aumentar su cobertura forestal pagando los servicios ambientales que brindan los países. De esta manera los agricultores, que normalmente deforestan, han mantenido el bosque y se les ha pagado un monto para recompensar esta acción”.

Banco Mundial/Curt Carnemark

La participación activa de unos cincuenta jóvenes fue otro de los puntos relevantes del evento. Entre sus propuestas destacó la importancia de mantener los bosques para las generaciones futuras y fortalecer la educación sobres cuestiones forestales a todos los niveles.

La conferencia finalizó con propuestas sobre cuatro áreas específicas, según nos explicó Mueller.

“Uno es el manejo integrado de los territorios; otro es la producción sostenible y las cadenas de valor sostenibles, tanto en el sector forestal como en el sector agrícola; un tercer tema son las políticas y la gobernanza forestal que aun presentan problemas en muchos países y tiene que mejorarse”.

En último lugar, Mueller destacó el reconocimiento de elementos innovadores que sirvirán para acelerar el progreso como, por ejemplo, las nuevas tecnologías o los avances en el campo de la investigación.