Corea del Norte

El camino está abierto para la desnuclearización pacífica de la península de Corea

António Guterres, Secretario General de la ONU. 

Los líderes de EEUU y Corea del Norte se reúnen

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo norcoreano, Kim Jong-un, se reunieron el 12 de junio en Singapur.  El encuentro "marca un hito importante para avanzar hacia una paz sostenible y una desnuclearización completa y verificable de la península de Corea", señaló el Secretario General de la ONU.

António Guterres felicitó a los líderes de la República Popular Democrática de Corea y de Estados Unidos por buscar una solución diplomática y agradeció a todos aquellos que contribuyeron a crear las condiciones para que el encuentro sucediera.

"Los dos líderes están tratando de salir del peligroso ciclo que tanta preocupación causó el año pasado. La paz y la desnuclearización verificada debe seguir siendo el objetivo claro y compartido”, expresó.

El titular de la ONU recordó que el camino a seguir requerirá cooperación, compromiso y una causa común y que las Naciones Unidas están dispuestas a apoyar el proceso de cualquier manera, incluso como organismo de verificación, si así lo solicitaran las partes.

Naciones Unidas sigue comprometida a garantizar la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre la desnuclearización de la península de Corea.

Proliferación Nuclear

ONU/Rick Bajornas
El Consejo de Seguridad en una reunión sobre la no-proliferación en Corea del Norte.

 

 

Resoluciones del Consejo de Seguridad

Los quince miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votaron en diciembre de 2017  a favor de una nueva resolución que busca impedir que Corea del Norte siga con su programa nuclear.
Esas sanciones, las terceras del año 2017, se aprobaron un mes después de que el país asiático lanzara un misil balístico intercontinental que acabó en el mar de Japón.
Los Estados miembros decidieron imponer presiones económicas para llevar a las autoridades de Pyongyang a parar su programa nuclear y de construcción de misiles. De acuerdo al texto aprobado , las exportaciones de petróleo al país asiático seguirán limitadas al nivel actual. 
Los Estados miembros de la ONU tampoco podrán comprar, directamente o indirectamente, los productos de Corea del Norte y tendrán que expulsar a los trabajadores norcoreanos, quienes representan una fuente de divisas para el país.

Últimas resoluciones

- 22/12/2017 Resolución 2397

- 11/09/2017 Resolución 2375

- 05/08/2017 Resolución 2371

- 02/06/2017 Resolución 2356

- 23/03/2017 Resolución 2345

Resoluciones de la Asamblea General

19/12/2017 Resolución 72/188 sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte

Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares

Situación humanitaria

OCHA / Anthony Burke

 

El responsable de la ayuda humanitaria de la ONU visitó Corea del Norte en julio de 2018  y aseguró que “hay pruebas muy claras” de que el país necesita ayuda humanitaria

Mark Lowcock explicó que se han hecho muchos progresos en los últimos 20 años, pero sigue habiendo “desafíos significativos”

"Claramente hay una necesidad humanitaria real. Malnutrición, falta de medicinas, muchos problemas. El gobierno está ansioso porque haya más ayuda. Valoran el trabajo de nuestros colegas en Pyonyang y reconocen que contribuyen a reducir el sufrimiento y salvar vidas", aseguró.

La ONU está tratando de recaudar 111 millones de dólares para Corea del Norte. Lowcock dijo que sólo ha obtenido 10% de esa cantidad.

La situación humanitaria de Corea del Norte es la que menos visibilidad tuvo en 2017 en todo el mundo, según ACNUR.

El 70% de la población, unos 18 millones de personas, no tiene suficiente comida y dependen de las raciones de patata y cereales que reparte el gobierno.

Las extensas sequías y las inundaciones han exacerbado las necesidades. Entre 2004 y 2016, más de 6 millones de personas se vieron afectadas por desastres naturales. Las sequías son cada vez más comunes, desestabilizando la agricultura y la producción de alimentos. 

 

Derechos Humanos

Casi 130.000 surcoreanos se han registrado desde 1953 para reunirse con sus familiares en Corea del Norte. Más de la mitad fallecieron sin conocer el paradero de sus parientes. Foto: Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, by

Las recientes tensiones en materia de seguridad en la República Popular Democrática de Corea parecen haber empeorado las graves violaciones de los derechos humanos que sufren los 25 millones de personas de ese país, según dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ante el Consejo de Seguridad.
El personal de la ONU no puede acceder al país por lo que no es posible tener información de primera mano. Pese a ello, las personas que lograron huir del país han informado de que se producen violaciones “en casi todos los aspectos de la vida de los ciudadanos”.
Zeid Raad Al'Hussein destacó que la tortura en las prisiones supervisadas por el Ministerio de Seguridad Estatal y el de Seguridad del Pueblo es una práctica generalizada usada para obtener información acerca de las personas sospechosas de querer abandonar el país.
Las tensiones militares han llevado a controles más severos sobre la libertad de movimiento y los derechos civiles y políticos durante los últimos meses.

- Informe del Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea

Prisioneros en campos de detención

Un experto de la ONU sobre los derechos humanos en Corea del Norte ha pedido a Pyongyang amnistiar a los prisioneros en los campos de detención como gesto de buena voluntad de cara a las negociaciones sobre desnuclearización con Estados Unidos.

Los primeros liberados deberían ser los prisioneros políticos y todos aquellos detenidos de forma arbitraria, dijo Tomás Ojea Quintana.

Se desconoce el número de prisioneros en esos campos, pero una investigación internacional independiente que citó el relator, los cifró entre 80.000 y 120.000 en 2014.

Reunificación familiar

Casi 130.000 personas se han registrado, desde 1953,  en Corea del Sur para reunirse con sus familiares de Corea del Norte, pero más de la mitad fallecieron sin conocer el paradero de sus parientes. La mayoría de los que siguen con vida supera los 80 años de edad.

El gobierno norcoreano se niega a reanudar las conversaciones que promuevan los encuentros familiares mientras no se satisfaga su demanda de devolver al país a 12 trabajadores, supuestamente secuestrados en China por Corea del Sur en el año 2016.

- Informe de la Oficina de Derechos Humanos sobre la separación de las familias coreanas 

Noticias relacionadas