La vaquita, daño colateral de la pesca ilegal y símbolo de la conservación

2 Agosto 2019

Primero, a mediados del siglo pasado, fueron las redes totoaberas que a veces se lanzaban desde barcos para la pesca de camarón las que atrapaban vaquitas, luego, a medida que fue aumentando la pesca, las redes para otras especies fueron disminuyendo la población del cetáceo. Pero el problema mayor vino con la pesca de la totoaba, un pez endémico del Golfo de California cuya vejiga natatoria o buche tiene un gran valor en la medicina tradicional china.

Los pescadores de totoaba utilizan redes agalleras, cuya luz de malla tiene el tamaño de la cabeza de la vaquita, que fácilmente se queda atorada y se ahoga.

El Alto Golfo de California es hogar del mamífero marino más pequeño del planeta. El carismático y esquivo cetáceo no mide más de metro y medio y se refugia a profundidades de 20 a 40 metros en zonas de mareas fuertes. No es muy fácil de ubicar pese a vivir en un área bien localizada, sobre todo actualmente, cuando quedan apenas entre 6 y 20 ejemplares.

Para escuchar la actualidad internacional, descárgate nuestra aplicación Canal de Audio IOS o suscríbete a los podcasts de Noticias ONU en iTunes.

Audio:
Carla García
Duración:
12'28"

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.