El Secretario General “está profundamente preocupado” por la intensificación de la violencia en Nicaragua